Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

Mejorar habilidades sociales

Mejorar habilidades sociales

La habilidades sociales

La satisfacción personal depende de la calidad y resultado de nuestras relaciones sociales, de cómo nos relacionemos y de si conseguimos nuestros objetivos.

Las personas somos seres sociales y como tales vivimos nuestro día a día en constante relación con nuestros semejantes por ello, depende de lo habilidosos que seamos, esas experiencias de relación serán más satisfactorias o menos para nosotros. La satisfacción personal depende, en gran medida, de la calidad y resultado de nuestras relaciones sociales, entre otras cosas, es decir de cómo nos relacionemos y de si conseguimos nuestros objetivos sociales en esas interacciones. Una persona que no sabe “decir no” puede ir acumulando insatisfacción personal con cada situación en la que ceda terreno a los demás y tendrá una idea negativa de su valía pudiendo llegar a caer en un trastorno depresivo.

Las relaciones sociales plantean de forma cotidiana multitud de problemas a resolver: quiero hacer una petición y no sé como hacerla, quiero expresar una queja y temo herir los sentimientos del otro, quiero hablar en una reunión, entablar una conversación, terminar una conversación, decir no…

El déficit en habilidades sociales puede estar causado por diversos factores que pueden darse de manera aislada o conjuntamente influyendo unos en los otros. Puede deberse a un pobre aprendizaje, es decir, la persona no ha visto una conducta habilidosa en sus progenitores o  no ha tenido la oportunidad de aprender por haberse relacionado poco. Otra de las causas puede ser haber sido objeto de acoso escolar o bulling en la etapa escolar y como consecuencia de ello haber desarrollado un miedo a relacionarse y concretamente a ser rechazado viviendo más tarde las relaciones sociales con sentimiento de inferioridad y ansiedad. El propio temperamento innato también es un factor que puede influir siendo las personas más retraídas, tímidas o reservadas las que pueden tener más dificultades. El déficit en habilidades sociales puede también presentarse en forma de un comportamiento agresivo. Son personas que no tienen en cuenta los deseos o necesidades de los demás e imponen los suyos mostrando una actitud desigual y pasando por encima de los otros.

Nuestro cuerpo también habla y junto con nuestro mensaje verbal transmite información tan importante o más que la verbal.

Cuando decimos que alguien es sociable nos estamos refiriendo a una persona que domina las habilidades sociales y que le gusta el contacto con los demás.

Una parte fundamental de las habilidades sociales es la comunicación no verbal, es decir, los gestos, las posturas, expresión facial, expresión corporal. Nuestro cuerpo también habla y junto con nuestro mensaje verbal transmite información tan importante o más que la verbal. Para cada conducta social (presentarse, mantener una conversación, decir no, hacer una crítica, etc) hay un correlato gestual o corporal tan importante como el contenido de nuestro mensaje oral.

Las habilidades sociales (verbales y no verbales) son una parte fundamental para el desarrollo personal, para tener una buena autoimagen y para una buena autoestima así que mejorar las habilidades sociales nos hace mejores personas y más felices.

Las habilidades sociales son las conductas (pensamientos, emociones y conductas)  de un individuo en un contexto interpersonal que expresan los deseos, opiniones, derechos, sentimientos de una persona respetando éstos en los demás y que consiguen los objetivos de esa persona en ese momento minimizando los probabilidad de futuros problemas.

Las habilidades sociales se dividen en conductas para socializar como presentarse, hacer cumplidos, recibir cumplidos, iniciar, mantener y terminar una conversación y conductas asertivas. Éstas últimas se refieren a saber defender nuestros derechos sociales de forma adecuada y sin hacer daño a los demás. Con derechos sociales nos referimos a: decir no, hacerse respetar, expresar opiniones, expresar deseos, hacer peticiones, expresar sentimientos, no dar el 100%, tener nuestras necesidades cubiertas, ser independientes, etc.

La falta de asertividad puede crear muchos problemas emocionales a quien la sufre ya que la persona antepone las necesidades, deseos, opiniones y sentimientos de los demás a los suyos de manera que se pone a sí mismo siempre en segundo lugar minando su autoestima.

Por otra parte, la ansiedad social también es una vertiente del déficit en habilidades sociales. Las personas con ansiedad social tienen miedo a la opinión de los demás o a ser juzgados por los demás y sienten gran ansiedad en las interacciones sociales por miedo a hacerlo mal, a decir algo inadecuado o a la evaluación negativa de los demás. Tienen ideas de auto referencia (“todos me están mirando”, “todos piensan que estoy haciendo el ridículo”), creyendo que todo el mundo les mira y juzga como inadecuado su comportamiento. La ansiedad social puede derivar en fobia social o no.

La fobia social es un trastorno de ansiedad que consiste en que la persona teme de forma irracional la evaluación de los demás y cuando tiene que estar con otras personas o bien evita la situación o la vive con intensa ansiedad. Sus pensamientos son muy catastróficos e irracionales al respecto pensando “van a notar que estoy nervioso”, “van a pensar que soy inepto en las relaciones sociales”, “me van a rechazar”, “soy raro”, etc.

Otro de los motivos por los que una persona puede venir al psicólogo para trabajar las habilidades sociales es por la timidez. Es una forma atenuada de fobia social. La persona tímida es cautelosa: no se arriesga a equivocarse, a ser rechazada o a resultar inadecuada, y como no practica no avanza.

¿Cómo trabajamos las habilidades sociales en la Clínica Miralles?

En primer lugar hacemos una evaluación para ver exactamente qué dificultades en las habilidades sociales presenta la persona: si es un problema de asertividad (siendo el paciente inhibido o agresivo), de habilidades sociales, de ansiedad social, de fobia social, timidez, etc.

Dependiendo del tipo de problema social que presente haremos una intervención u otra, siempre adaptándonos a las necesidades del paciente y a su caso particular.

Hay técnicas que son comunes a todos los casos de dificultades en habilidades sociales como el Entrenamiento en Habilidades sociales, las técnicas para el control de la ansiedad, la terapia cognitiva y el Role Playing.

El Entrenamiento en Habilidades Sociales consiste en enseñar al paciente las diferentes conductas sociales que pueden intervenir en una interacción social como presentarse, iniciar una conversación o decir no. El paciente aprende los pasos a seguir para llevar a cabo estas conductas y además se practica con el Role Playing (o representación de papeles) que es una técnica en la que se escenifica en la consulta la conducta en cuestión. Con la Terapia Cognitiva identificamos los pensamientos irracionales que tienen lugar durante la conducta social (“voy a hacer el ridículo”, “si digo que no se ofenderán”) enseñando al paciente la forma de generar otros pensamientos más realistas y prácticos para la situación en cuestión y con las técnicas para el control de la ansiedad (relajación, respiración diafragmática) aprende a mantener la ansiedad a niveles manejables para impedir que boicotee la interacción social.

Material recomendado:
1. Cuando digo no me siento culpable. Manuel J. Smith. Ed. DeBolsillo.

2. Controle su ira entes de que ella le controle a usted. Albert Ellis. Ed. Paidós.

3. La comunicación no verbal. Flora Davis. Ed. Alianza Editorial.

4. El lenguaje del cuerpo. Julius Fast. Kairós.

La sección de mejora personal es atendida por Raquel Durá Miralles.

Claves de la mejora personal que trabajamos en Clínica Miralles

Mejorar habilidades sociales

Las personas somos seres sociales y como tales vivimos nuestro día a día en constante relación con nuestros semejantes, dependiendo de lo habilidosos que seamos, esas experiencias serán más satisfactorias o menos para nosotros…
Leer más

Autoestima

La autoestima es un sentimiento de valía personal, la persona siente o cree que es capaz de enfrentarse a los acontecimientos de la vida sean de la índole que sean, reconociendo sus limitaciones…
Leer más

Timidez

La persona tímida es cautelosa: no se arriesga a equivocarse, a ser rechazada o a resultar inadecuada, y como no practica no avanza…
Leer más

Asertividad

Hay tres estilos de comportamiento a nivel social: el inhibido, el agresivo y el asertivo. La persona Asertiva es aquella que defiende sus derechos sin hacer daño a los demás.
Leer más

Agresividad

Las personas agresivas tienen una forma característica de pensar en la que exigen a los demás que se comporten a su manera y esto crea muchos problemas en el entorno que les rodea. Aprender a controlar la agresividad es posible con ayuda profesional…
Leer más

Prevención

Queremos que no esperes a estar mal para intentar estar BIEN, es decir, queremos que vengas al psicólogo para evitar el deterioro de tu bienestar.
Leer más

Ponte en contacto con nosotras.

Los teléfonos de nuestra clínica: 963 427 711619038040.

La clínica está en Calle Universidad, 4 – 3º -15ª · 46003 Valencia.

Autobuses EMT: 4, 5B, 6, 8, 9, 10, 11, 16, 26, 28, 31, 32, 36, 17, 71, 81
Metro : Líneas 3 y 5 parada Colón.

El email de Raquel Durá es rdura@cop.es

Y si lo prefieres puedes rellenar el formulario que sigue para ponerte en contacto con nosotras y te responderemos lo antes posible.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Necesitamos que leas y aceptes las políticas de privacidad y marques la casilla

Llámanos
Dirección