Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

Cómo negociar las normas con tu hijo adolescente

La adolescencia es el paso previo a la vida adulta y un buen momento para aprender a tomar decisiones y fomentar el sentido de la responsabilidad.

El adolescente reclama independencia y autonomía y lo hace a través de conductas como llegar mas tarde a casa, quedar con los amigos, ir solo a los sitios, usar nuevas tecnologías o acostarse más tarde. Estas son algunas de las peticiones con las que nuestro hijo intentará salirse con la suya y su capacidad para pedir puede no tener límites.

Los padres, a menudo, no saben qué es lo adecuado y en algunos casos pueden ir en la dirección opuesta al adolescente en un afán por tener la situación bajo control o por temor a que se les vaya de las manos creando así conflictos en casa, pero normalmente una solución intermedia suele ser la clave para resolver el conflicto y la negociación es la vía más adecuada.

 

hablar-con-nuestros-hijos-700x400

Mediante la negociación el adolescente participa en el establecimiento de normas mejorando así el cumplimiento de las mismas. Así mismo se fomenta la responsabilidad y la complicidad a la hora de asignar las consecuencias ante el cumplimiento o incumplimiento de la norma establecida.

Como paso previo a la negociación hay un factor muy importante, que debe ser una constante en nuestra relación con los hijos, independientemente de su edad, y sin el cual puede que la negociación no funcione y es que establezcamos una comunicación positiva basada en dar ánimos, alentar el buen comportamiento, elogiar, valorar, contarle cosas sobre nosotros, escuchar activamente. Pero a pesar de la buena comunicación los desencuentros y las diferentes opiniones van a estar presentes y la negociación es una excelente estrategia para llegar a acuerdos en cuanto a las normas en casa.

Pasos para negociar:

  • Dejar que el adolescente exponga su opinión: de este modo le damos a entender que nos importa su punto de vista y que somos empáticos con él.
  • Exponer nuestra opinión: para ello es conveniente haberlo pensado antes detenidamente y tenerlo claro de antemano para no cambiar sobre la marcha.
  • Decirle al adolescente que proponga soluciones que sirvan para los dos: De esta forma le ayudamos a tomar decisiones, le damos protagonismo y le enseñamos a ser empático entendiendo también nuestro punto de vista.
  • Apuntar todas las opciones de solución a modo de “lluvia de ideas” sin hacer juicios de valor sobre las mismas.
  • Elegir conjuntamente la opción más adecuada para ambos y planificar la puesta en práctica para ver la viabilidad.
  • Hacer seguimiento de la puesta en práctica y evaluar si ha sido adecuado para todos y satisfactorio reforzando al adolescente por haber sido capaz de negociar.

De este modo utilizamos la negociación como forma de establecer normas en casa de manera colaborativa y democrática fomentando la participación y el entendimiento en contraposición al establacimiento de normas de forma unilateral y con un cariz más impositivo que, debido a la rebeldía propia de esta etapa, puede crear conflictos en el hogar con más frecuencia.

 

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.