Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

Cómo controlar las emociones cambiando nuestros pensamientos.

Normalmente solemos atribuir nuestras emociones a las situaciones, es decir, creemos que nos sentimos mal por algo que nos ha pasado. Pongamos que nos ocurre algo desagradable sin previo aviso como, por ejemplo, perder el móvil. Esto, aunque parezca  mentira, puede ser un hecho muy desagradable. Seguramente ante este hecho nos podemos sentir muy enfadados, tristes, desorientados e incluso apáticos. Y si alguien nos pregunta: ¿Qué te pasa? ¿Por qué te sientes así? Le diremos “que se me ha perdido el móvil”.

images3

De esta forma si nos ocurre algo agradable, satisfactorio o placentero estaremos felices, satisfechos o contentos. Por el contrario, si nos ocurre algo desagradable, triste o que nos pueda enfadar, nos sentiremos molestos, tristes o enfadados. ¿Parece lógico no? Pues no lo es tanto. La psicología cognitiva dice que no son las situaciones las que crean nuestro malestar sino nuestra forma de pensar acerca de ellas. Los pensamientos, o diálogo interno, puede ser realista, optimista y tendente a relativizar o negativo, culpabilizador, catastrofista, etc. Detrás de una emoción siempre hay un pensamiento y dependiendo de que sea racional o irracional controlaremos o no las emociones. Así de sencillo…

La Terapia Cognitivo-Conductual y, concretamente, las Terapias Cognitivas ponen el foco en los pensamientos. La cognición es el pensamiento y la terapia cognitiva nos enseña a cambiar la forma de pensar para cambiar las emociones o más bien controlarlas. De esta forma podemos controlar cualquier emoción, es decir, bajarla de intensidad, hacer que no dure en el tiempo, y que no nos controle ella a nosotros sino nosotros a ella, consiguiendo que no se desborde. Las emociones son necesarias y es adaptativo que las experimentemos aunque conocerlas y poder mantenerlas bajo control nos puede ayudar a manejar cualquier situación en la que nos encontremos y a sentirnos bien.

Dentro de las Terapias Cognitivas encontramos la Terapia Racional Emotiva que Albert Ellis creó en 1955 y modificó hasta 2007. Esta técnica, muy efectiva para controlar las emociones, lo que postula es que tenemos una serie de esquemas de pensamiento disfuncionales que guían nuestro comportamiento y que si los identificamos y cambiamos conseguimos el control emocional y la felicidad, cosa que suscribo y he podido corroborar por mi experiencia clínica con pacientes. Con ello conseguimos lo que él llama una reestructuración cognitiva o cambio de esquemas de pensamiento. Algunos de estos esquemas disfuncionales serían:

  1. Necesito que todas las personas significativas para mí me aprueben, apoyen o amen.
  2. Para considerarme una persona válida, debo hacer a la perfección todo lo que intente.
  3. Tú eres malvado y debes ser castigado porque no te portas bien conmigo.
  4. Es horroroso, terrible y catastrófico que las cosas no funcionen exactamente como yo quiero.
  5. Es más fácil evitar las dificultades que afrontarlas.
  6. Necesito encontrar una solución perfecta para cada problema.

Estas creencias generales hacen que en nuestro lenguaje interno cotidiano aparezcan pensamientos irracionales que nos hacen sentir emociones negativas.

La mayoría de las personas tenemos algunas de estas creencias irracionales disfuncionales que hacen que ante una situación como la pérdida del móvil podamos pensar cosas del tipo “necesito mi móvil”, “si alguien lo ha cogido es un sinvergüenza sin corazón”, “la gente debería ser buena y devolver las cosas que se encuentra por la calle”, “lo voy a pasar muy mal sin mi móvil y sin todas las cosas que llevaba en él”, “va a ser muy difícil estar sin móvil hasta que lo reponga”. Estos pensamientos son irracionales y nos harán sentir rabiosos, tristes y apáticos. Si los cambiamos por otros del tipo: “no necesito el móvil y voy a ver cómo soluciono esta situación”, “no sé qué ha pasado con él puesto que se me ha perdido y no puedo pensar que alguien lo ha  cogido”, “mucha gente cogería un móvil abandonado en la calle, pero también hay personas que intentarían devolverlo”, “las cosas que llevaba en el móvil no son tan importantes ni tan terrible haberlo perdido”.

Si esta visión irracional de la pérdida del móvil la extrapolamos a muchas situaciones de nuestra vida cotidiana, o a sucesos negativos continuados que se den a nuestro alrededor por circunstancias, las emociones nos pueden descontrolar a menudo y hacer nuestra vida menos satisfactoria.

Este proceso de reestructuración cognitiva no se hace de la noche a la mañana ya que estos esquemas irracionales han estado guiando a la persona durante años y cambiarlos puede costar aproximadamente entre unas semanas y unos meses pero la mejoría personal es tanta que vale mucho la pena hacerlo.

La Terapia Cognitiva es un gran recurso y una herramienta que utilizamos en nuestro trabajo diario ayudando a las personas a ver las cosas desde otro prisma y de forma permanente consiguiendo cambiar sus emociones y su comportamiento para ser más felices, sea cual sea la situación a la que se enfrenten. Una vez aprendida la forma de cambiar los pensamientos se puede practicar para hacerlo cada vez más automático y cotidiano.

En próximos post os daremos más información sobre esta técnica fascinante y que tantas alegrías nos ha dado en nuestro quehacer diario.

 

Si te ha gustado comparte! Gracias!

 

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.