Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

Luego puede ser nunca. La trampa de la procastinación.

 

Hace tiempo que quería escribir un artículo sobre la procastinación ya que es una costumbre muy difundida y que a todos nos puede ocurrir a veces además que para algunas personas puede ser un gran problema.

La procrastinación es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Todos, en algún momento, hemos dejado de hacer cosas que sabíamos, mientras las posponíamos, que teníamos que resolver,  prefiriendo dedicar nuestro tiempo a actividades más agradables. El problema surge cuando esta práctica se convierte en costumbre provocando problemas en nuestra vida en algún área concreta (trabajo, familia, estudios) o en todas ellas.

Las consecuencias perjudiciales para los procastinadores son muchas: Los problemas se dejan sin resolver tendiendo a acumularse, la persona se siente culpable por la no resolución, los estudiantes pueden tener bajas calificaciones o suspensos, las tareas se acumulan, tenemos poca efectividad, desorden, falta de organización, falta de productividad en el trabajo, la ansiedad que todo ello genera,  sentimientos de ineficacia, insatisfacción personal y un largo etcétera de consecuencias desagradables.

En definitiva es una evasión. La persona prefiere retrasar la realización de un cometido por miedo a hacerlo mal, inseguridad, perfeccionismo, no sentirse preparado o preferir hacer otras actividades más agradables.

Hay diferentes tipos de procastinadores:

  • Procastinadores eventuales: cuya práctica de procastinar no se produce habitualmente.
  • Procastinadores crónicos: cuya conducta evasiva es constante y repetida en el tiempo.

La procastinación es un problema de autorregulación y de organización del tiempo que se puede solucionar siendo consciente en primer lugar de su uso abusivo y poniendo en práctica medidas para su manejo.

Se puede dar como síntoma en la Depresión o en el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad, aunque no hace falta tener ningún trastorno emocional diagnosticable para procastinar con frecuencia. En la depresión la apatía, la tristeza y la inseguridad hacen que sea mucho más costosa la realización de actividades y la toma de decisiones y la inactividad es uno de los síntomas principales y un motivo del mantenimiento del trastorno. En el TDAH la procastinación es uno de los síntomas derivado de la búsqueda de refuerzo inmediato, de la mala gestión del tiempo y de la falta de planificación y organización.

Pero ¿cómo dejar de procastinar? Vamos a dar algunas estrategias que poniéndolas en práctica os ayudarán a dejar esta costumbre:

  • Aplica la regla de los dos minutos: Todo lo que puedas hacer en poco tiempo “hazlo ahora”. Si algo te va a llevar entre uno y diez minutos puedes hacerlo en cualquier momento. Quítatelo de en medio cuanto antes!!! ya que en poco tiempo tendrás mucha satisfacción y será algo resuleto. Si hacer la tarea lleva menos tiempo que planificarla Hazla!!
  • Fija plazos inaplazables: Una “excusa” para no hacer las cosas es que “necesito trabajar bajo presión” de manera que se tiende a hacer las cosas”in extremis” esperando el último momento para finalizarlas. Si te pones a tí mismo un plazo y te convences que quieres cumplirlo puedes evitar dejarlo para más tarde.
  • Deja tiempo para imprevistos: A la hora de ponerte plazos para finalizar una actividad deja tiempo para los imprevistos, es decir,  proponte finalizarla antes del día de la entrega ya que puede pasar algo que te retrase la consecución.
  • Terminado es mejor que perfecto: Otra de las razones para no terminar una tarea es el perfeccionismo que nos lleva a enfrascarnos en algo dedicando mucho tiempo y dejando otras tareas por resolver. Sin embargo es más saludable y nos satisface más tener varias tareas terminadas de notable que sólo una de sobresaliente dejando las demás por hacer.
  • Empieza por algo aunque sea poco: cuando nos da miedo empezar una tarea una buena estrategia es dedicar aunque sea cinco minutos a ella y luego dejarla. Podemos símplemente echar un vistazo con el objetivo de ver por dónde empezar en otro momento. Al dar el primer paso el miedo disminuye y la inercia para hacerlo nos empuja más adelante a continuar. Hay que ver cómo cuesta dar el primer paso!!
  • Toma decisiones: Muchas veces aplazamos la realización de una tarea porque símplemante no nos hemos parado a pensar en ella con calma y en la forma de realizarla. Así que párate dos minutos a pensar en ella y toma la decisión de hacerla y cómo. Puede que decidas sensatamente posponerla por el motivo que sea y entonces no estarás procastinando.
  • Utiliza registros: Si tienes que hacer una tarea todos los días te ayudará hacer una tabla donde pongas una X cada vez que la hagas o utilizar un calendario de la misma manera. Esto te motivará al ver las X y al no querer dejar especios sin X. Pero ojo: si algún día no hay X no te dejes llevar por el TODO-NADA y sigue poniendo X al siguiente día…o al otro.
  • Divide el trabajo en pequeñas tareas: Para motivarte y que no te resulte abrumadora una tarea larga puedes dividir el trabajo en submetas y realizarlas una a una.
  • Evita las distracciones: El móvil, facebook o cualquier cosa que te distraiga o te apetezca más hacer te puede alejar de tu objetivo, así que, si evitas la ocasión evitarás el peligro. Desconecta todo aquello que te aparte del foco.

Y ahora ponte a ello cuanto antes!!!!! 🙂

Y si te ha gustado y resultado útil recuerda compartir. Gracias!!!

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.