Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

¿Fármacos o terapia? ¿Qué dicen las investigaciones?

Pills and capsules macro

La ansiedad y la depresión son uno de los  principales motivos de consulta en los servicios de Atención Primaria y los médicos, a falta de otros recursos, ofrecen medicación para su manejo.

Los tratamientos farmacológicos resultan insatisfactorios en estos casos, ya que sólo son efectivos en la mitad de los pacientes y su uso no elimina ciertos síntomas residuales que se mantienen a lo largo del tiempo o vuelven a aparecer. Por mi experiencia clínica he podido comprobar que pacientes tratados por ansiedad y depresión con medicación han vuelto a recaer en los mismos problemas emocionales durante años de forma continuada o recurrente debido a que no han aprendido por sí mismos estrategias para el manejo de la ansiedad o de los pensamientos y creencias disfuncionales que están a la base de sus trastornos. En el caso de la depresión, cuando la persona tiene variables de vulnerabilidad, como déficits habilidades sociales, dificultades en la resolución de problemas, un estilo de vida poco gratificante, baja autoestima o un estilo de pensamientos irracional de base, es muy probable que si la depresión remite con la administración de antidepresivos, vuelva a aparecer al cabo de un tiempo. Lo mismo ocurre con los trastornos de ansiedad como la hipocondría, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno de pánico. Nos encontramos con pacientes que padecen estos problemas en mayor o menor medida a lo largo de su vida por no haber recibido tratamiento psicológico adecuado.

Según la evidencia científica, la terapia psicológica cognitivo- conductual, tanto para la depresión como para la ansiedad, ha demostrado ser más eficaz y económica que los fármacos además de no poseer efectos secundarios ni riesgos para la salud. Los protocolos de tratamiento tienen una duración media de unas 12 sesiones con excelentes resultados que se mantienen a largo plazo.

Las principales guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica, tanto internacionales como nacionales (como la del National Institute for Health and Clinical Excellence –NICE), recomiendan la terapia cognitivo-conductual como el tratamiento de primera elección para el trastorno depresivo leve y moderado, el trastorno de angustia, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de ansiedad generalizada y las fobias específicas.

Sólo en los casos severos, cuando el paciente no es capaz de responder a las prescripciones ofrecidas por el psicólogo y la gravedad de la propia sintomatología boicotea el tratamiento psicológico es recomendable el uso de medicación siempre en combinación de terapia cognitivo-conductual y con la consiguiente retirada de los fármacos a medida que el paciente va mejorando.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) o la Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH) señalan las ventajas económicas y psicosociales de las de terapias psicológicas en los servicios de Atención Primaria, así como la necesidad de recibir otro tipo de atención sanitaria menos medicalizada y más ajustada a sus necesidades.

El Sistema Nacional de Salud Español ha creado la Guía de Práctica Clínica sobre el Manejo de la Depresión en el Adulto en la que un grupo multidisciplinar de profesionales pertenecientes a las diferentes áreas que integran la asistencia del paciente con depresión ha recabado la nueva evidencia existente sobre estrategias diagnósticas y terapéuticas para el manejo de esta patología. Pues bien, en el apartado de “Tratamiento de la depresión” llegan a las mismas conclusiones que la prestigiosa Guía NICE de Reino Unido: que para las depresiones leves y moderadas el tratamiento de elección que se recomienda es la terapia psicológica y para la depresión grave y/o resistente recomiendan la medicación más la terapia psicológica. El problema es que, de momento, los recursos con los que cuenta la sanidad pública no se corresponden con las recomendaciones de los expertos en el tema.

Es muy frecuente que los médicos, tanto de atención primaria como psiquiatras, receten medicación ansiolítica y antidepresiva ante casos de depresión leve o moderada teniendo el paciente que tomar la medicación un mínimo de seis meses y sin garantías a largo plazo.

La terapia psicológica cognitivo-conductual para la depresión ha demostrado ser eficaz para la reducción de la sintomatología depresiva, pero que también presenta otras ventajas frente al tratamiento farmacológico, como son el mantenimiento en el tiempo de los cambios terapéuticos, la disminución de la probabilidad de recaídas futuras y la ausencia de efectos secundarios. Conlleva, además, un importante ahorro económico respecto al gasto farmacéutico que genera el uso de antidepresivos, tal y como demostró el informe elaborado por Grupo de Política de Salud Mental del Centro de Actuaciones Económicas de la Escuela de Economía de Londres (The Centre for Economic Performance’s Mental Health Policy Group, London School of Economics), titulado The Depression Report, y con el que el gobierno del Reino Unido inició un cambio en la atención de las personas con problemas de ansiedad y depresión, incorporando tratamientos psicológicos basados en la evidencia en los servicios de Atención Primaria con la incorporación de 5.000 psicólogos.

Debido a la situación de nuestro Sistema Nacional de Salud y en espera de que la situación cambie, siguiendo a países como Reino Unido, en estos momentos tenemos la opción fácil pero en muchos casos no efectiva a largo plazo de la medicación o la opción de la terapia psicológica cuyos beneficios para la persona son mucho más amplios en cuanto a aprendizaje de recursos personales de por vida, en cuanto a remisión de los síntomas y con la posibilidad de una realización personal, mejora de habilidades, auto conocimiento, y en definitiva felicidad.

Si te ha gustado esta publicación comparte. Gracias 🙂

 

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.