Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

A pesar del COVID-19 en Clínica Miralles seguimos en activo desde casa para ayudarte en lo que necesites.

PRUEBA LA TERAPIA ONLINE

La utilizamos desde hace tiempo con muy buenos resultados.

Contacta con nosotros por teléfono o mail o Skype.

CAMBIOS EN LA ADOLESCENCIA

¿A qué debemos como padres y madres estar atentos en este momento de cambios psicológicos y emocionales?

  • Tenemos que vigilar mucho que haya relación entre lo que decimos y lo que hacemos, que prediquemos con el ejemplo.
  • Respetar sus momentos de privacidad, de intimidad, pero manifestándoles que estamos dispuestos siempre a escucharlos y a ayudarles en los momentos “difíciles”, pero sin agobiarlos.
  • No bromear superficialmente con sus cambios de humor o estado de ánimo porque les da la sensación de que no nos tomamos en serio lo que les ocurre.
  • Debemos razonar y argumentar normas y decisiones que se tomen en casa porque nuestros jóvenes tienen, en estas edades, un sentido muy particular de la justicia, y cualquier cosa que consideren injusta la aceptarán de mala manera.
  • Debemos de ejercer el principio de autoridad, que no solamente no es malo sino que es necesario.
  • Tener siempre presente el principio de acción y consecuencia. Nuestros hijos e hijas deben saber que las conductas tienen unas consecuencias y debemos de acostumbrarlos a educarse bajo la premisa de que lo que hacemos tiene unos efectos, en unos casos positivos y en otros negativos.

¿Cuándo se consigue una autoridad afectiva, firme y coherente?

En muchas ocasiones consideramos que el hecho de que el adolescente cuestione nuestras decisiones es un acto de rebeldía en contra de nosotros y una amenaza a nuestra autoridad, por lo que actuamos a la defensiva imponiendo nuestro criterio sin dar más explicaciones. Pero es justo al contrario, ganamos autoridad ante nuestros hijos e hijas:

  •  Cuando se dan explicaciones comprensivas.
  • Si se enseña a ver las cosas desde la perspectiva del otro.
  • Se estimula a las hijas e hijos a participar progresivamente en el establecimiento de metas.
  • Cuando se permite el consenso de normas en función de la edad y se acepta la autocrítica.
  • Cuando el respeto es bidireccional.
  • Existe congruencia entre lo que se dice y lo que se hace.
  • Cuando el elogio, la estimulación y el reconocimiento son los procedimientos utilizados en mayor medida.

Si os ha gustado el post, dadle a compartir! Gracias!

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llámanos
Dirección