Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

SÍNTOMAS QUE PUEDEN INDICAR LA ENFERMEDAD DE ANOREXIA

La anorexia es un trastorno de la conducta alimentaria que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo/a y lleva a un estado de inanición. Se caracteriza por el temor a aumentar de peso y una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo. Los síntomas que pueden indicar la enfermedad son:

1. Negación a mantener un peso igual o superior al valor mínimo que corresponde a su edad y altura.
2. Pérdida importante de peso y afirmar que está gordo/a aunque esté delgado/a.
3. Reducir el consumo de alimentos, especialmente los que contienen más grasa o calorías.
4. Se vuelven cada vez más introvertidos/as y aislados/as de toda su vida social.
5. Agresividad, tristeza y aislamiento de la familia y amigos.
6. Concentración en los estudios, pero con más dificultades que antes.
7. Comer solo/a.
8. Aumento del ejercicio físico desmesurado.
9. Consumo de diuréticos y laxantes.
10. Frío, estreñimiento.
11. Pérdida de la menstruación.

SEÑALES FISIOLÓGICAS : Pérdida de peso en un periodo breve, pérdidas o irregularidades en la menstruación, palidez, caída de cabello, sensación de frío, dedos azules, debilidad y mareos.

SEÑALES PSICOLÓGICAS: Cambios de carácter, sentimientos depresivos, inseguridad respecto a su capacidad, sentimientos de culpa por haber comido o haberlo dejado de hacer, aislamiento social y olvidar amistades.

A continuación enumeramos las conductas de riesgo ante las que tenemos que estar atentos padres y educadores:

1. Modificar las costumbres alimenticias.
2. Seguir dietas restrictivas.
3. Reducir la cantidad de comida.
4. Saltarse las comidas.
5. Evitar de forma continuada tomar ciertos alimentos (por ejemplo, dulces).
6. Consumir productos bajos en calorías o ricos en fibra.
7. Usar diuréticos y abusar de laxante.
8. Realizar ejercicio físico para perder peso.
9. Vomitar.
10. Presencia de atracones en las últimas semanas.
11. Preocuparse de forma excesiva y frecuente por el cuerpo o la figura.
12. Pesarse con frecuencia.
13. Mostrar un interés exagerado por la publicidad sobre productos adelgazantes.

Al tratarse de un trastorno que suele iniciarse en la adolescencia, la observación por parte de la familia es crucial para detectar en el menor hábitos que supongan una señal de alerta. Y solicitar cuanto antes ayuda profesional adecuada.
El tratamiento es multimodal, es decir, es necesaria la colaboración del pediatra, psicólogo y nutricionista. A través del tratamiento psicológico se intenta reestructurar las ideas racionales, eliminar la percepción errónea del cuerpo, mejorar la autoestima, y desarrollar las habilidades sociales y comunicativas entre el paciente y su entorno. Es fundamental que la familia forme parte activa del tratamiento.

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.