Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

¿Sabes decir “no”? La importancia de la autoafirmación.

images-4

El comportamiento pasivo o inhibido corresponde a las personas que son incapaces de decir no y se ven comprometidas en situaciones en las que más tarde se arrepienten de estar. Estas personas anteponen los deseos o necesidades de los demás a los suyos y se consideran en un segundo plano renunciando a sus derechos. Estos comportamientos se pueden mantener durante mucho tiempo y la persona se siente incapaz de cambiarlos por temor a ser rechazado o a hacer daño a los demás. Las consecuencias a largo plazo pueden ir desde una insatisfacción permanente o una baja autoestima, dificultades a la hora de tomar decisiones e incluso la depresión, cuando la persona se ha dedicado a cumplir las expectativas de los demás olvidándose de sí mismo.

Los derechos humanos básicos son aquellas conductas que todos tenemos derecho a hacer en nuestras relaciones con los demás siempre que mantengamos un equilibrio entre los nuestros y del otro y siempre que no violemos los derechos de los demás (comportamiento agresivo).

Para mejorar la asertividad y abandonar el comportamiento inhibido en favor de la autoestima y la autoafirmación debes ejercer tus derechos humanos básicos.

Tenemos derecho a:

  • El derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  • El derecho a rechazar peticiones sin tener que sentirse culpable o egoísta.
  • El derecho a experimentar y expresar tus propios sentimientos.
  • El derecho a cambiar de opinión.
  • El derecho a pedir lo que quieres.
  • El derecho a hacer menos de lo que humanamente eres capaz de hacer.
  • El derecho a ser independiente.
  • El derecho a decidir qué hacer con tu cuerpo, tiempo y propiedad.
  • El derecho a cometer errores – y ser responsable de ellos.
  • El derecho a sentirte a gusto contigo mismo.
  • El derecho a tener tus propias necesidades y que estas sean tan importantes como las necesidades de los demás.
  • El derecho a tener opiniones y expresarlas.
  • El derecho a decidir si satisfaces las expectativas de otras personas o si te comportas siguiendo tus intereses.
  • El derecho a hablar sobre un problema con la persona involucrada y aclararlo.
  • El derecho a obtener aquello por lo que pagas.
  • El derecho a ser escuchado y a ser tomado en serio.
  • El derecho a estar solo cuando así lo escojas.

 

Todos tenemos derecho a decir no, quejarnos, expresar nuestra opinión y seguir nuestros intereses respetando esas mismas conductas en los demás. Las consecuencias a largo plazo de no hacerlo manteniendo un comportamiento inhibido son:

  • Desvalorización de los propios sentimientos.
  • Falta de confianza en uno mismo.
  • Los otros no le tienen en cuenta, no le hacen caso.
  • Reducción de la posibilidad de satisfacer las necesidades por falta de comunicación.
  • Sentimientos de ser incomprendido o manipulado.
  • Sentimientos de culpa, depresión, ansiedad y baja autoestima.
  • Estallidos de molestia por aguante de situaciones no resueltas.
  • Desarrollo de trastornos psicosomáticos (dolor de cabeza, úlceras..).

 

El cambio requiere práctica y abandonar antiguas costumbres cuesta, ya que el comportamiento inhibido también tiene sus ventajas como son no tener que enfrentarnos a nuestro sentimiento de culpa (infundado) o  a la desaprobación o el enfado de los otros. La práctica del comportamiento asertivo, ejerciendo nuestros derechos, junto con un cambio de pensamientos irracionales que están en la base del comportamiento inhibido (“se va a sentir herido si no hago lo que me pide”, “soy mala persona por no hacer lo que me piden” “pobre fulanito, no puedo molestarle”, “me van a rechazar si no accedo”, “voy a quedar mal”) son las principales claves para el cambio y la autoafirmación.

Si te ha gustado comparte. Gracias!!

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.