Top

logo-clinica-psicologia-mirallesr

TDAH y dificultades en las matemáticas.

Los niños con Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad (TDAH) presentan a menudo problemas de rendimiento académico que no están relacionados con su inteligencia. En muchos de los casos se dan problemas relacionados con las dificultades en el aprendizaje de la lectura, la escritura y las matemáticas. Esto es debido a las dificultades en las funciones ejecutivas (atención, memoria de trabajo, carecer de un lenguaje interno que le ayude a autocontrolar su comportamiento, impulsividad).

 

Los errores que suelen cometer en matemáticas son los siguientes:

  • Pobre comprensión de los enunciados: o dificultad para interpretar las instrucciones escritas. Esto es debido a que no extraen de forma adecuada la información del enunciado por leerlo de una forma impulsiva, sin falta de atención o sin hacer un análisis reflexivo.

 

  • Puede que no interpreten adecuadamente los verbos que aparecen en los enunciados (observa, describe, rodea) les cuesta parase y reflexionar sobre el significado de lo que se les está preguntando.
  • También es frecuente que omitan datos importantes para la resolución del problema (palabras como ¿Cuantos años más tiene Pablo? Pueden no percatarse de la palabra más perdiendo el hilo de lo que se les está preguntando.
  • Les cuesta organizar la información y utilizarla ordenadamente con todos los matices.

Para solucionar este problema utilizamos las  auto instrucciones para leer un enunciado. Como los niños con TDAH no son conscientes de que no están entendiendo el enunciado y no tienen un pensamiento reflexivo (hablarse a sí mismos) que les ayude a seguir unos pasos para leer y entender el enunciado, les enseñamos a confeccionar estos pasos y a utilizarlos sistemáticamente hasta convertirlos en un hábito. Primero les decimos los pasos en voz alta (durante unos días) y luego les pedimos que los digan ellos hasta que los interioricen. Un ejemplo sería “Ante un problema subrayo los datos y redondeo la palabra o palabras clave que identifican la operación”.

 

  • Dificultad para representar mentalmente el problema: Es por la capacidad de abstracción, que en niños con TDAH está poco desarrollada. Tienen un pensamiento más concreto y les cuesta representar mentalmente información compleja. Para un niño pequeño es difícil operar con cifras grandes y conforme vamos creciendo vamos pudiendo manejar estas cifras haciendo una representación mental e infiriendo información. En niños con TDAH puede ocurrir que necesiten convertir esos datos más complejos en otros más sencillos.

Para solucionar este problema podemos enseñarles a manipular materiales (fichas, garbanzos, bolitas, palitos) o representar gráficamente (mediante dibujos).

 

  • Dificultad para saber qué operación realizar: Cuando la dificultad radica en que el niño no sabe qué operación realizar asociamos cada operación a la acción que representa

Sumar =  PONER cosas (+)

Restar =  QUITAR cosas (-)

Multiplicar = PONER cosas (+) MUCHAS VECES (X)

Dividir = REPARTIR cosas (:)

El objetivo es automatizar el significado de los signos que representan las operaciones matemáticas básicas para después llevar a cabo una generalización a la hora de interpretar los enunciados matemáticos.

 

  • Dificultad para realizar los cálculos matemáticos correctamente: Se debe a que no se paran a pensar antes de contestar y pueden equivocarse en operaciones muy sencillas (3×2=5). Hay que darles más tiempo para pensar, ayudarles a reconocer este problema cuando lo cometen, crear el hábito de repasar y rectificar.

En cualquier caso utilizar las autoinstrucciones como norma general:

  1. PARO “dejo el lápiz sobre la mesa, aún no los necesito”.
  2. MIRO: “observo la hoja y leo todo lo que aparece”
  3. DECIDO: “subrayaré los datos y buscaré la palabra clave que me indica lo que tengo que hacer”
  4. … creo que es una suma”
  5. SIGO: “ahora ya puedo coger el lápiz y hacer lo que he decidido: haré una suma”
  6. REPASO: “vuelvo a hacer la operación más despacio, comprando el resultado y me pregunto si éste tiene sentido”

 

Hemos descrito algunos problemas frecuentes con las matemáticas pero en cada caso individual hay que observar y analizar con el niño los problemas que él tiene, evaluando sus exámenes y la realización de los ejercicios para ayudarle a identificar sus propias dificultades y hacer con él unas autoinstrucciones a su medida con estrategias que le sirvan para auto regularse y dirigirse en la solución de problemas de matemáticas. Todo ello en estrecha coordinación con los padres y el colegio para que sean conocedores de estas dificultades y las vías de solución para poder ponerlas en práctica en todos los ámbitos en los que el niño las necesite (casa y colegio).

 

 

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.